Una cocina resuelta eficientemente y aprovechada al milímetro

Las nuevas cocinas modulares están pensadas para adaptarse a cualquier espacio, incluso a espacios estrechos ofreciendo todas las comodidades.

A petición de sus propietarios esta cocina de 8 m², debía ser cómoda, funcional, luminosa y sobre todo práctica. El diseño que hemos hecho se basa en un único frente en el que integramos la totalidad de elementos que necesitamos en una cocina: muebles, electrodomésticos y fregadero. Al optar por el blanco, le brindamos amplitud y luminosidad y lejos de ser una cocina fría, logramos equilibrar esta sensación, seleccionando una encimera de madera que nos aporta ese toque hogareño que nos contiene día a día.

El detalle que nos gusta de este proyecto es el frontal entre muebles y el remate a techo del mismo acabado que la encimera con el que también forramos la hornacina generando un espacio adicional en la encimera. El zócalo de óptica espejo, aporta ligereza al conjunto y da sensación de continuidad al pavimento. Se optó por integrar los electrodomésticos de Bosch serie cristal blanco, para armonizar todo el conjunto.

Mobiliario de nuestra colección D·Singular Lux en laminado lacado blanco polar mate, con tacto seda, rematado con encimera y frontal en madera en tonos grises que evoca el paso del tiempo.

 

La cocina como corazón de la casa

Un espacio generoso, con múltiples aberturas que añadían dificultad al momento de planear la distribución, fue el desafío al que nos enfrentamos en este proyecto, además de tener que integrar una isla.

El área de trabajo se desarrolla en forma de “L”, en las únicas dos paredes donde no había puertas ni ventanas. Como superficie extra, sumamos una isla con zona de barra para compartir una copa de vino y relajarse después de una larga jornada.

Sumado al desafío espacial, integramos un mueble de persiana de cristal con motor e iluminación interior y una vinoteca con capacidad para 36 botellas integrada en el mobiliario.

El ritmo de vida actual nos obliga a tratar de aprovechar al máximo los momentos que compartimos en familia y es por esta razón que nos pidieron, además, agregar una mesa para desayunar, cenas informales y para que los más pequeños puedan hacer sus tareas en compañía de los adultos.

Una cocina para, sin duda, ¡vivirla en familia!

Mobiliario de nuestra colección D·Singular Top en laminado lacado blanco brillo, rematado con encimera y frontal en Concrete Grey y perfil gola blanco.